sábado, 7 de enero de 2017

El barco serpentea eterno, efímero

            Todo el verde aplacador del mundo
            ahogándose en el mar, trepando montañas hasta el cielo
             y corriendo en el río escuela de desnudez
           
 y en la vaca nostálgica del viento
                                       Jorge Carrera Andrade
Un barco asoma
- su arista 
base en proa de lluvia
va serpenteando,
en interludios
escenas;
una película perfecta
para el cineasta onírico.
Inmaculado sobre el agua.
Su sinuosidad
encubre los faros del atalaya;
en sol austero del cenit.
Un tremedal de misterios en el fondo
acertijos y embragues del viaje
saltan a los lados.
Dejan futuros al vuelo,
las gaviotas se van
con la ventisca,
el festín y la embriaguez,
tierras ligeras lo acompasan
sin muros,
con el horizonte
y la levedad encima.

1 comentario:

Carmela linares linares dijo...

Dejan futuros al vuelo...
Sin muros con el horizonte y la levedad encima.
Sólo puedo decir SUBLIME!!!